¡Hola querida comunidad! 


Hoy hablaremos de los morosos. Seguramente alguna vez escuchaste este término y sabes qué significa. Si no sabes, igualmente es probable que en algún momento de tu vida hayas tenido un cliente moroso aunque no te hayas dado cuenta. Por ejemplo, cuando le prestaste dinero a un amigo y tardó semanas en devolvértelo.


Al igual que en las finanzas personales, la demora de un cobro adeudado es un problema habitual que puede arruinar tu negocio y generarte cuantiosas pérdidas económicas. Parece exagerado, pero es real. 


Si tienes una empresa, cualquiera sea su tamaño, o eres un profesional independiente que trabaja con una cartera de clientes a quienes les cobras de manera recurrente, ¡este artículo es para ti! Busca papel y lápiz y empieza a tomar nota. 


¿Qué son los morosos?


Cuando hablamos de morosos nos referimos a facturas que no has podido cobrar el día de su vencimiento, pero que, posiblemente, en algún momento cobrarás. Aunque también puede tratarse de créditos que nunca cobres por incumplimiento de tu deudor.


En otras palabras, los morosos son las cuentas vencidas que no cobras de los clientes de tu empresa (sea un emprendimiento, una pyme o una gran compañía) o los clientes a quienes les prestas servicio como profesional independiente o freelancer. 


Cómo afectan los morosos a los negocios mexicanos


Los morosos son más frecuentes de lo que pensamos. Crecieron un 40 % en 2019 en empresas de México, según Solunion, una firma dedicada al seguro de crédito. Este año, la cifra se disparó aún más por la crisis económica que originó la pandemia del coronavirus. Casi ninguna quedó exenta: en 2020, el 90 % de las compañías mexicanas sufrió la falta de pago de sus clientes. 


En el país, existen alrededor de 5.053.130 empresas, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). ¿Qué significa esto? Que al menos 4,5 millones tienen pagos atrasados. ¡Prácticamente casi todas!


Las pymes son las más afectadas. Al no tener el capital que tienen las grandes empresas para soportar una situación de estas características, eso las convierte en las más vulnerables y desprotegidas. Por lo tanto, para muchas de ellas el cobro de los morosos es una cuestión de supervivencia, como puede serlo para ti, como trabajador autónomo. Es importante abordar el problema cuanto antes: cuando no logras detenerlo a tiempo, se hace una bola de nieve que luego resulta en un inconveniente mayor. 


¿Qué aspectos tienes que considerar frente a un cliente moroso?


Ten en cuenta los siguientes 10 consejos:


  1. Divide la deuda en plazos - Una alternativa es negociar el cobro de la deuda en plazos: todos los deudores tienen algún ingreso, y por pequeño que éste sea, puedes fraccionar el pago en tramos, hasta llegar a la cancelación total.


  1. Sistematiza tus intentos de cobro - Los morosos eligen a quien deberle dinero. Saben perfectamente a quién pueden torear y aprovechan su debilidad. Como buenos depredadores, seleccionan a sus víctimas entre las más pacientes y desorganizadas. 


  1. Sé insistente - Los clientes morosos tienen sus propias prioridades de pagos. Suelen abonar primero a los acreedores importantes o insistentes y en segundo lugar a los menos dedicados. 


  1. Revisa tus flujos y haz una propuesta - Si en los primeros reclamos no recibes una respuesta satisfactoria de parte del deudor o no obtienes una precisión de cuándo te abonará el saldo pendiente, es posible que quiera demorar a toda costa el pago. Visualiza y organiza tu flujo de caja para hacerle una propuesta y así lograr el cobro.


  1. Establece plazos para cobrar - Los morosos intentan ganar tiempo, su mejor aliado. Aplican el refrán “deuda vieja es deuda muerta” y esperan que transcurra el tiempo. Usa tú también el tiempo como aliado, y establece plazos para cobrar.


  1. Automatiza tus cobros con Flexio - Los morosos aseguran que van a pagar, pero no establecen cuándo. Por lo general, cuanto más grandilocuentes sean sus afirmaciones menos posibilidades hay de recuperar la deuda. Que tus reclamos no te roben tiempo: aprovecha las herramientas para enviar notificaciones automatizadas.


  1. Prevé el impacto de los morosos en tus utilidades - La morosidad  afecta a todos los tipos de negocio por igual. Incide tanto el tamaño de la empresa o el margen bruto que obtiene con la venta de sus productos. Por eso, no dejes crecer la morosidad y que afecte la salud financiera de tu empresa.


  1. Pon tu negocio primero - Lo ideal para cobrar es la negociación y la búsqueda de una solución pragmática. El acreedor debe anteponer sus intereses, en este caso recuperar su dinero, a sus posiciones y a sus emociones. Es preferible alcanzar primero una solución para luego retomar la relación comercial con el moroso.


  1. Llega a acuerdos - A veces es necesario ceder y acordar un monto que el moroso pueda abonar para así concretar de una buena vez el cobro, aunque eso signifique hacer concesiones.. Después de mucho tiempo, es preferible cobrar aunque sea una parte.


  1. Sé constante - Para lograr el cobro a un cliente moroso, lo mejor es mantener la perseverancia, la insistencia y la constancia en el reclamo. Implica una inversión de tiempo y esfuerzo hasta conseguirlo, así que aprovecha al máximo todas las herramientas a tu alcance. 



La importancia de cobrar tus cuentas al día


¿Por qué es importante que le prestes atención a este asunto? Siempre que tienes que percibir un pago, es fundamental que no se convierta en una cuenta imposible de cobrar. Lo ideal es que recibas el dinero cuanto antes. 


Las cuentas por cobrar representan hasta un 40 % de los activos de las empresas y ponen en jaque su continuidad. Aunque parezca minúsculo el problema, no lo es. ¡Un proceso de cobro mal implementado puede matar tus ventas o hacer desaparecer tu negocio!


Es importante minimizar al máximo esta situación, ya que es conveniente conseguir el dinero en el plazo acordado, si no quieres tener problemas a la hora de afrontar el día a día de tu empresa.


Tenemos una solución para ti


Creamos una solución para terminar con este problema. Flexio es una plataforma que te permite automatizar los cobros de tu empresa de manera ágil y sencilla. Crear tu primera liga de pago recurrente tarda menos de 3 minutos.


Con una herramienta simple y eficaz, te facilitamos el seguimiento de tus cuentas por cobrar para que lleves un registro de cada una, con un panel que incluye datos como información de tus clientes, el estado de cada pago y fechas de vencimiento. 


Puedes establecer fechas de cobro predeterminadas y la plataforma le enviará a tus deudores notificaciones automáticas con recordatorios para que tú no lo debas hacer. Todo de manera ordenada y concisa para que no te confundas y te simplifique el control. La idea es que te olvides de este tema y te enfoques 100 % en tu negocio y tu trabajo.  


Cualquiera sea la industria en la que trabajes, puedes crear una liga de pago y cobrar a distancia desde cualquier parte de México. Nosotros nos encargamos de enviar el dinero a tu banco a los 4 días de efectuarse la transacción. Así, puedes enviarle el enlace de pago a tu cliente por chat, SMS, correo electrónico y redes sociales.


Al usar Flexio, no tienes costos fijos ni por retiros. No cobramos rentas mensuales ni anuales. Pagas por el uso que le das al servicio: por cada pago concretado, abonas el 3,5 % de la transacción (este precio no incluye IVA).


Contar con la ayuda de una plataforma como Flexio te evitará estas complicaciones, te permitirá tener un registro de tus clientes y hacer un seguimiento de todos tus cobros de forma ordenada. ¡Crea tu cuenta gratuita hoy y empieza a resolver tus problemas de cobranza!