El cash flow, o flujo de caja, es súper importante porque mide la salud económica de tu compañía. En él se pueden visualizar la entrada y salida de efectivo durante un periodo determinado, por lo que es un indicador muy relevante a la hora de medir la liquidez de un negocio y sirve tanto para el área contable de una empresa como para cualquier emprendedor o profesional independiente.


Aquí te contamos cómo puedes hacer para tener un flujo de caja ordenado y eficiente. 


Controla tu cash flow periódicamente


No importa el tipo de industria en la cual inviertes, ni el tamaño de la empresa a la que perteneces, ni la cantidad de clientes que como profesional independiente puedes tener. El control ordenado del flujo de efectivo es crítico para evitar situaciones de ahogo financiero por lo que todo negocio, especialmente en sus primeras etapas de vida, debe tener un cash flow bien monitoreado ya que de esta manera se sabrá con cuánto dinero se dispone para operar. 


Para tener un cash flow monitoreado exitosamente y llevar un responsable control financiero, puedes aprovechar la tecnología y utilizar herramientas que te permitan automatizar estos procesos. En Flexio, por ejemplo, puedes gestionar todos tus cobros y pagos en un sólo lugar y con eficiencia, cualquiera sea la actividad a la que te dedicas.


Controla la facturación 


Una de las claves a tener en cuenta a la hora de llevar el cash flow de tu empresa es controlar la entrada y salida de dinero. Con Flexio, una forma de optimizar el flujo de efectivo es con las ligas de pago que permiten domiciliar los cobros para realizar así un mejor seguimiento de los ingresos y los egresos. 


Aunque el control de la facturación puede resultar tedioso para muchas pymes, un exhaustivo  control de las cuentas por cobrar es sumamente importante. Al tener en claro los tiempo de vencimiento de las facturas por cobrar como así también las que aún debes pagar, podrás saber cuáles serán los recursos económicos que te generarán un beneficio por el ingreso de dinero a tu cuenta.


Mantén tus cobros al día 


El cash flow indica la salud financiera de tu empresa por lo que si los egresos superan a los ingresos podrías caer en una situación de ahogo financiero. Por eso, es importante evitar los clientes morosos, es decir, aquellas facturas que no se han cobrado antes de su vencimiento.

En estos casos en los que el cobro de una factura se convierte en una cuestión de supervivencia para las finanzas de tu empresa, la mejor opción es la automatización de este proceso. 


Con Flexio, las ligas de pago te ayudarán a lograr unas finanzas sanas al simplificar el control de las cuentas por cobrar ya que podrás proyectar mejor el ingreso y la salida de dinero de tu cash flow. 


Logra un equilibrio 


Además de lograr un equilibrio entre la entrada y salida de dinero, determinar el punto de equilibrio es vital para todo negocio y también para el manejo y control del cash flow. De esta manera, sabrás con el correr de los días si la evolución del flujo de dinero te permitirá alcanzar el objetivo para lograr un margen de ganancia al cierre del ejercicio. 


Con estos pequeños cambios, y con una herramienta como Flexio, podrás gestionar mejor tu cash flow, evitarás complicaciones con tu facturación y crecerás en tu negocio.